AMAR CON LOS OJOS ABIERTOS JORGE BUCAY PDF

Prez Galds, 36 - Barcelona www. Prohibida su comercializacin fuera del territorio espaol. Por un lado porque era la primera vez en mi vida que pisara Europa, una vieja asignatura pendiente para casi todos los argentinos de clase media que sobamos con volver a la tierra de padres o abuelos. Por otro porque la posibilidad de volver a trabajar con la Lie. Atanaspulo como lo hacamos cuando ella viva en Buenos Aires, era sumamente atractiva. Y, por ltimo, sin duda, por el halago que significaba su reconocimiento y la opcin de conocer Espaa gracias a mi profesin de psicoterapeuta.

Author:Kajizshura Tezilkree
Country:Spain
Language:English (Spanish)
Genre:Science
Published (Last):7 September 2016
Pages:495
PDF File Size:7.68 Mb
ePub File Size:7.63 Mb
ISBN:509-5-87079-529-1
Downloads:4552
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Gardall



Roberto sinti otra vez el desborde de la sorpresa. Ideas e imgenes de su vida reciente y pasada se agolpaban en su mente.

La cabeza le estallaba, Laura escriba como si le hablara a l. Un camino para producir el transformador encuentro conmigo mismo. La relacin suma. Vale la PENA. El sentido de la pareja: no la salvacin, sino el encuentro. Laura deca exactamente lo que l necesitaba escuchar, como si realmente lo conociera. De hecho el mail pareca escrito por su terapeuta de haca aos, para despertarlo del infinito letargo de su ignorancia sobre el significado de estar en pareja.

Acaso no tena ni idea de lo que deca y en realidad solo transcriba prrafos de algn famoso libro o de una revista barata.

Poco importaba. Lo cierto es que la claridad y la pertinencia del texto con relacin a su vida actual volvieron a conmoverlo. Pensaba en el encuentro de esa noche con Cristina. Cmo transmitirle en palabras? Algo se haba acomodado en l de un modo diferente, algo se haba corrido de lugar.

De eso estaba seguro. Pero puede acaso una carta de un desconocido ser tan reveladora? El mismo no tena respuesta a su pregunta. Sin embargo, intua que algo misterioso y trascendente estaba ocurriendo.

Y de pronto se dio cuenta: Sincrona! Esa era la palabra que haba estado buscando despierto y dormido, eso era lo que haba logrado conmoverlo: la sincronicidad de los hechos.

Recordaba ahora claramente haber ledo sobre esa idea de los Jungianos, la idea de que las cosas confluyen sincrnicamente en la vida para traer el mensaje necesario, el aprendizaje preciso, los recursos indispensables. Y se acord tambin de la frase mstica: Solo cuando el alumno est preparado el maestro aparece.

El maestro haba aparecido. Sus mensajes llegaban electrnicamente y l no poda renunciar a su palabra. O mejor dicho: No quera. Decididamente, no mandara aquel mensaje a Laura. Sincrona, se dijo mientras copiaba el mail en su procesador de texto a continuacin del anterior y le ordenaba a su PC que imprimiera los dos juntos.

Mientras miraba la hoja de papel que la mquina escupa obedeciendo su orden, una emocin diferente lo posey. Con el puo cerrado dio dos o tres golpes breves sobre la mesa al acordarse de los mensajes anteriores que borr sin siquiera leerlos. Abri rpidamente la papelera de reciclaje buscando los elementos eliminados, pero no encontr nada Sincrona se repiti, quizs para consolarse.

Estaba inusualmente alegre, senta que haba llegado hasta all sin historia. Planeaba un encuentro nuevo, una nueva propuesta: una pareja estructurada en funcin del mutuo crecimiento. Sonaba maravilloso. Se mir en el espejo retrovisor y ensay su mejor sonrisa, luego baj del auto y al llegar al portero elctrico toc el 4. Soy yo dijo Roberto. Bajo dijo ella. Roberto se apoy sobre el marco de la puerta y desenfoc la mirada hacia la calle; los autos pasaban, algunos aceleraban adelantndose a los que, por el contrario, se desplazaban a paso de hombre.

Unos y otros se detenan en el semforo de la esquina. Se le ocurri pensar que as era su vida, muchsimos hechos pasando desenfocados, algunos increblemente rpidos, otros demasiado lentos, pero todos pasando y pasando en incansable caravana. Qu tonto sera que un hecho se quedara detenido, en mitad del camino, interrumpiendo el paso de los que siguen pens, y sin embargo, a veces, mi vida se parece mucho a un gran atascamiento.

Cristina tardaba demasiado. Me lo hace a propsito pens, se est haciendo la interesante. Empez a irritarse. La puta madre, yo vengo con la mejor onda y ella me. Se interrumpi. Qu me pasa a m record, por qu me irrita tanto estar esperndola. Por qu me irrita tanto esperar. Tambin me molesta esperar al cliente que no llama y la respuesta de un mensaje y a que me atiendan en un bar y a que se encienda la computadora.

Me molesta esperar y sigui qu me pasa que me molesta esperar?. Siempre le haba fastidiado la sensacin de estar perdiendo el tiempo. Record al mercader del Principito, venda pastillas para no tener que perder tiempo tomando agua. Uno poda ahorrar hasta 20 minutos en una semana, promocionaba el mercader. Y el principito haba pensado: Si yo tuviera 20 minutos libres, los usara para caminar lentamente hacia una fuente.

Perdiendo el tiempo se dijo. Cmo se puede perder lo que no se posee? Cmo se puede conservar lo que no es posible retener?. Si pudiera elegir Qu querra hacer si dispusiera de 20 minutos de ms?.

Sera muy buena inversin usarlos en esperar el encuentro con la persona amada. Reacomod su espalda contra la pared y sigui mirando la calle. Vio los autos que circulaban ms espaciados; uno gris, otro azul y otro blanco, una camioneta marrn, www. De pronto, la calle vaca de autos. De pronto, su mente vaca de pensamientos. Se sinti sereno, y su sonrisa se extendi a cada msculo de su cara. Cristina tard todava algunos minutos ms, quince veinte, quin sabe. Roberto no registraba el paso del tiempo, todo su universo estaba conformado por l, la calle y el descubrimiento del vaco.

La voz de Cristina lo interrumpi. Aqu estoy. Hola contest Roberto intentando volver al mundo de lo tangible. Como siempre llegs tarde se justific ella me puse a hacer otras cosas y entonces, cuando viniste temprano, no estaba lista. Roberto ya saba cmo segua esta discusin. Yo no llegu temprano habra dicho l llegu a horario. En vos, querido habra dicho ella, llegar a horario es llegar temprano. Y l habra contestado: Todava que te tuve que esperar ms de media hora me quers echar la culpa a m?

Cristina, fastidiada por quedar al descubierto, seguramente hubiera optado por el contraataque. Mir Roberto siempre lo llamaba por su nombre cuando se enojaba, con todas la veces que yo te esper, pods esperar una vez y callarte la boquita. Y todo hubiera seguido como siempre. Yo no dije nada, vos empezaste cuando quisiste enchufarme que tu tardanza se deba a mis llegadas tarde. S, empezaste con ese hola de mierda con que me recibiste.

Y ese habra sido el comienzo del fin. Cristina habra continuado. Si me invitaste a salir para esto, te hubieras quedado en tu casa. Y Roberto hubiera cerrado con tens razn Chau!

Ella habra subido murmurando algunas palabrotas y l habra dejado el auto all estacionado para caminar algunas cuadras hasta dejar la mufa o hasta animarse se dira a terminar con esta relacin; echndole la culpa a ella de su infelicidad y sabiendo que Cristina lo responsabilizara de todo a l. Pero esta vez no, esta vez era diferente. Estaba dispuesto a explorar hasta el final lo que haba aprendido.

Ella est defendindose, justificndose, agresiva, como protegindose de mi enojo, pens. Pero qu me pasa a m? Estoy enojado? Absolutamente no, se contest. Quizs su hola haba sonado a reproche, o acaso Cristina haba bajado esperando el reproche y ley como tal cualquier cosa que l dijera. En todo caso valdra la pena aclararlo. Tranquila Cristina dijo, est todo bien. No seas sarcstico acus ella. Te odio cuando tens ese aire de superado insisti Cristina buscando la pelea perdida, adems no te creo una palabra.

As que yo tard cuarenta y cinco minutos y vos ni si siquiera lo notaste? Asombroso pens Roberto y sonri otra vez al recordar la sensacin de la calle vaca dentro de l.

Lamento que no me creas, Cristina empez a explicar, pero la verdad es que no estoy enojado. En todo caso si tengo que decirte cmo estoy respecto de vos y de la tardanza, la palabra sera agradecido.

GENPACT SEP METHODOLOGY FILETYPE PDF

Amarse Con Los Ojos Abiertos - Jorge Bucay

.

FRANK SCOBLETE PDF

Amarse con los ojos abiertos - Jorge Bucay.pdf

.

EUROPA LEHRMITTEL FACHKUNDE KRAFTFAHRZEUGTECHNIK PDF

Amarse con los ojos abiertos

.

EDMUND BLUNDEN UNDERTONES OF WAR PDF

LIBRO: “Amarse con los ojos abiertos” de Jorge Bucay y Silvia Salinas.

.

Related Articles